Aretha Franklin: "Operation Heartbreak - The Complete 1956-1962 Singles”

Por: Txema Mañeru 

¡Para todos aquellos que admiramos la figura de Aretha Franklin este fabuloso disco es una magnífica noticia! “Lady Soul” es quizás la más grande de las cantantes de soul, pero en estos inicios palpamos que también fue una grande en góspel, blues y jazz. Y es que Aretha, como la mayoría de los gigantes del soul, comenzó haciendo góspel. Pero no lo hizo como la mayoría, sino como los mejores. Por ejemplo, como Sam Cooke, para muchos su equivalente masculino. 

 Este “Operation Heartbreak – The Complete 1956-1962 Singles” tiene todo lo que su título indica y lo tiene remasterizado digitalmente en 24 Bits. La verdad es que el sonido está más que logrado, y aunque había ciertos temas que conocíamos previamente, es un lujo tenerlos todos juntos así y con esta calidad. Además, como es norma en Soul Jam Records (sello distribuido aquí por Distrijazz) trae un libreto excepcional con textos, fotografías y créditos de 16 ricas páginas. Si te pasas por www.distrijazz.com tendrás más información de discos de este fantástico sello y otros del mismo calibre que llevan. 

Así acaban de sacar en este mismo Soul Jam Records otra joya absoluta de Odetta, la Reina de la música Folk Americana para el mismísimo Martin Luther King. Se trata de dos de sus mejores discos de siempre, ambos de 1962, al completo. En el genial “Sometimes I Feel Like Cryin’” dominan las composiciones de la propia intérprete. En “Odetta And The Blues” se adentra en potentes y populares temas tradicionales del blues y el folk. Por si fuera poco y para llegar casi hasta los 80 minutos de duración tenemos tres excelentes muestras del 56 en solitario. El poderoso góspel "Joshua", la susurrante, hasta en su voz aunque menos, "Hush little baby", y la popular "Alabama bound". Entre los grandes músicos que le acompañan en ambas grabaciones destacan el trompetista Buck Clayton y el clarinetista Buster Bailey. Aunque igual se lleva la palma el brillante pianista, muy protagonista en la mayoría de las 24 canciones de los 2 LPs, Dick Wellstood. Además aquí el fantástico libreto se va hasta las 20 páginas y recuperan hasta las ricas notas interiores de los discos originales, además de textos actuales de Eloise Moody a los que se suman palabras de elogio de Harry Belafonte o del cantante y productor de folk, Dean Gitter, que la considera heredera de Ma Rainey, Bessie Smith o de Leadbelly. Aquí hay rotundos blues compuestos por ella como "Stranger here", con gran piano, o el "Empty pocket blues", de Lee Hays y Pete Seeger. El "I’ve been living with the blues" de Brownie McGhee es llevado a terrenos góspel o el propio " I just can’t keep from cryin’" directamente góspel y con su voz rugiente que lo bordó hasta cuando hizo un popular y recomendable disco solo con canciones de Bob Dylan que ojalá nos traigan pronto desde Soul Jam Records / Distrijazz. Encontramos aquí su popular y seminal versión del "House of the rising sun". Del “Odetta And The Blues” nos quedamos con la dura y con aires jazz en la banda, "Hard, oh Lord", el "How long blues" de Leroy Carr o el cierre con el triste y precioso clásico de James Cox, "Nobody knows when you’re down and out". 

Pero ahora queremos dar merecida cancha a la joyita de los singles de Aretha. Singles ordenados cronológicamente y con las guapas caras A y las sorprendentes, y a veces hasta superiores, caras B. Varios de ellos están producidos por el gran John Hammond, que comenta que como siempre grabada en aquellos tiempos con 5 o 6 sólidos y buenos músicos de jazz, con la calidad que esto conlleva; aunque Aretha en ocasiones ya le pidió utilizar algún batería de rock. 

 Comienza ella sola con su piano y su voz y los fantásticos temas de góspel tradicionales, "Never grow old" y "You grow closer". También está la canción de Thomas A. Dorsey, "Precious Lord" en dos preciosas partes, valgan las redundancias. Pronto deja hueco al blues con el fantástico "Today I sing the blues" del 60 y la buena guitarra de Clifton “Skeeter” Best. Ese mismo año se adentró en el soul con "Love is the only thing" de John Leslie McFarland de quien interpreta varios temas más. Por ejemplo ese baladón titulado "Maybe I’m a fool" con guapos saxo y piano y su emocional voz. Fantásticos coros góspel y estribillo para el "Operation heartbreak" y una potente big band jazz con cuerdas incluidas en "Lover come back to me". No falta una buena composición de la propia Aretha como "Without the one you love" o más lentas hermosas como "Just for a thrill", con cuerdas. Suena de miedo el clásico total "Trouble in mind" y cierra magistral con la balada de Billie Holiday, "God bless the child". ¡Introducción ideal para conocer lo que luego llegó a ser y significar la gran e inmortal Aretha Franklin!