Cables Cruzados

Lo que importa en la música es que tenga algo especial, una esencia, en definitiva que sea buen material” 

La propuesta de los almerienses Cables Cruzados nace del encuentro entre el pop y el rock facturado en los años sesenta y setenta; un par de referencias que en su caso aparecen debidamente condimentadas por una personalidad repleta de frescura y descaro que en el ámbito nacional pueden hacernos pensar en que por momentos sus canciones se moverían en una onda similar a la de grupos tan diversos por actitud y estética como 69 Revoluciones, Sidonie, Pereza, M-Clan y Los Zigarros.

Al menos es lo que se desprende después haber escuchado en repetidas ocasiones Núbes y Fábulas, el primer trabajo del trío andaluz; un compendio de catorce canciones que suponen un viaje por los Estados Unidos, con parada obligatoria en la Pérfida Albión, pero ssin perder de vista que el punto final del trayecto será un maravilloso atardecer en el Cabo de Gata

De todo eso y mucho más hemos hablado con ellos en el marco de un encuentro que tuvo lugar en los días previos a su actuación en la madrileña sala La Boite de ésta misma noche. 

Semanas atrás publicasteis “Nubes y Fábulas”, el primer trabajo de vuestra discografía. Para todos aquellos que no os conozcan. ¿Dónde, cómo, cuándo y de qué manera surgen Cables Cruzados? 

Juan Luis: La banda surgió aproximadamente hace tres años, camino de cuatro, de una manera un poco accidental pues yo tenía el proyecto como algo muy secundario para dar salida a algunas de mis composiciones de un corte más comercial, ya que tenía otra banda más alternativa en la que estaba centrado. Al quedarnos sin cantante encontramos a Iván gracias a un anuncio por internet y al mes siguiente al abandonarnos el bajista encontramos a Manu. Rápidamente hubo una química muy potente entre los tres y casi sin darnos cuenta el proyecto cobró mucha fuerza desbancando a nuestras otras bandas. Durante estos años hemos contado con diversos baterías en la formación hasta que finalmente hace cosa de cinco meses Ico decidió juntarse con esta pandilla de locos con los cables cruzados. 

Suponemos que para que “Nubes y Fábulas” viera la luz habrá tenido que haber un trabajo previo repleto de noches de rock and roll en directo en multitud de garitos de toda nuestra geografía. ¿Cómo os sentís en el seno de la banda al ver que parte del trabajo está siendo recompensado con la edición del disco? 

Manu: La verdad es muy satisfactorio ver uno de tus objetivos cumplidos, que es la edición de ese disco, porque evidentemente no es sólo el disco en sí, es todo lo que hay detrás de él. Es decir, todo el camino que hemos recorrido hasta tenerlo físicamente: garitos, carretera, experiencias, demos, estudios de grabación, sándwiches de mortadela y un sinfín de historias hasta llegar a “Nubes y fábulas”. 

Vuestras canciones desprenden un claro aroma a pop-rock clásico de orientación anglosajona, donde predominan los arreglos, ramalazos y referencias nada veladas que nos hacen pensar en un buen puñado de grandes bandas de los años sesenta y setenta. ¿Hasta qué punto estáis enamorados de aquellas dos décadas tan fructíferas para la música? 

Iván: Fue una época de ebullición de ideas, melodías y canciones enorme junto a una pasión por la música muy grande. Sí, estamos influenciados por aquella época mucho… ¿Hasta qué punto? Pues las canciones tienen la respuesta. Es tan amplio el abanico de bandas de rock, pop, soul, jazz, rock progresivo… Que hoy en día siguen saliendo bandas desconocidas de los 60/70. Es difícil hacer pop- rock sin fijarte en esas bandas, son como un molde. En mi día a día Humble Pie, The Faces, Free...No fallan en mi escucha musical. 

Por cierto, permitidme una maldad. Vuestras composiciones encierran la accesibilidad del pop y un pulso firme totalmente rockero. ¿De qué sois más de mamá pop o de papá rock? 

Juan Luis: Pues nos gusta pasar el rato con papá y con mamá y si puede ser con los dos juntos. Muchas veces nos decimos a nosotros mismos que somos demasiado rockeros para los poperos y demasiado poperos para los rockeros, así que definimos nuestro estilo con el término Rock Desencajado, sin encasillamientos ni corsés. Trabajamos sobre canciones que nos gustan o que nos apetece tocar, no nos preguntamos si son más rock o más pop. A mí personalmente me gusta estar al tanto de todo el movimiento indie, aunque como digo yo, el indie no existe ya, es una etiqueta vacía que la mayoría de gente, como somos borregos, necesitamos para darle una oportunidad a la música. 

Aunque también asoma por ahí algún que otro destello de soul (“Guía Michelín”) y golpes de guitarra de la costa oeste americana (“California”) que nos hace pensar que la propuesta de Cables Cruzados abarca una amplia paleta estilística que no está cerrada del todo. ¿Estamos en lo cierto? 

Manu: Esa es la idea. Nos preocupa la idea de encorsetarnos en un determinado estilo, nos da igual pop, rock, blues, tango o flamenco. Lo que importa es que tenga algo especial, una esencia, en definitiva que sea buen material. Por ello, intentamos simplemente hacer buenos temas y ahí es donde puede caber de todo, desde el Soul de “Guía Michelín” como dices, hasta todo lo que nos puede evocar el concepto de “California”. 

Además presentan la particularidad que les imprime el calor y el descaro por estar facturado en la preciosa tierra de Almería, algo muy patente en unos textos que se mueven entre el puro hedonismo, el descaro más absoluto, el descreimiento, el desamor y unas grandes dosis de sorna. ¿De dónde surgen unos textos tan marcadamente característicos? 

Juan Luis: Pues las letras son fruto de las vivencias e imaginación de los tres compositores que aportamos temas a la banda, cada uno con nuestra personalidad, nuestras influencias y nuestra manera de expresarnos. En el disco encuentras letras que cuentan historias, hablan de otras personas o lugares, que describen sentimientos o que los evocan, a veces cargadas de dobles sentidos, a veces riéndonos de nosotros mismos, a veces con profunda tristeza y otras con alegría ante las adversidades. Almería es una tierra de contrastes, nos gusta pensar que somos también un grupo de contrastes. 

Un buen ejemplo de ello es el ataque totalmente premeditado que vertís hacia el mundillo Indie “Fotofobia”. ¿Por qué os metéis con los modernillos con lo “cool” y “culturetas” que creen que son? 

Iván: Respetamos todos los estilos de música. Nos dedicamos a ello y no está bien juzgar ¿No? Digamos que fotofobia charla del típico listo que todo lo sabe. Con una pincelada de humor claro está, pero nada más. Paz y amor. (Risas) 

También nos gusta muchísimo “Dentro del Espejo”, quizás la historia más cruda de todo el disco, sobre todo para aquellos que nos acercamos a la treinta o estamos instalados en ella dándonos cuenta de que la vida no es aquello tan bonito que nos habían prometido… 

Juan Luis: “Dentro del Espejo” es un tema con el que muchas personas, no solo tú, se sienten identificadas. Tiene múltiples interpretaciones. Una de ellas es la que tú has comentado, que es la más potente, la frustración ante una vida que no es la que deseábamos y que no podemos cambiar ya, la imagen que tenemos de nosotros mismos, la maldad consustancial al ser humano... Todo regado con influencias de Lewis Carroll, el sol de Platón y por supuesto Dr. Jekill y Mr. Hyde de Stevenson. 

Sabemos que últimamente habéis compartido escenario con bandas como Los Zigarros y 69 Revoluciones. ¿Creéis que es en ese tipo de rock callejero y canalla donde deben encontrar su hueco Cables Cruzados? 

Ico: Sinceramente, creemos que el tipo de rock que debemos de hacer es el de Cables Cruzados. Es decir, que al igual que cada banda se ha formado a sí misma (con las influencias pertinentes) nosotros debemos de hacer lo que nos gusta y aquello en lo que creemos, alejándonos todo lo posible de las comparaciones, aunque a veces sean inevitables. Consideramos que cada banda se va haciendo su hueco donde puede y donde el camino le va llevando. Nosotros queremos divertirnos haciendo canciones y tocándolas encima de un escenario, cómo quieran llamar lo que hacemos los demás nos da un poco igual. 

Y si os decimos que creemos que tampoco desentonarían en un noche de buenas canciones y camisas desabrochadas con Sidonie o Pereza. ¿Cómo se os queda el cuerpo? 

Manu: Se nos quedaría igual. Son dos bandas que nos encantan, que recogen y mezclan lo que nos gusta, es decir, las melodías y la contundencia rock. Beatles y Stones, no hay más. 

¿Qué otros nombres clásicos o modernos del panorama nacional han llamado más vuestra intención sirviendo como claros referentes? 

Iván: M-Clan, Fito, Quique González. 

Manu: Crecí escuchando clásicos de los 80 de la mano de mis hermanos: El Ultimo de la Fila, Mecano, Radio Futura o 091. Juan Luis: 091, Duncan Dhu, Los Ronaldos. 

Ico: La verdad es que yo siempre ha escuchado de todo. Comencé escuchando a los Iron Maiden con 10 años, pasando por Reincidentes, Platero y Tú, Los Suaves, Marea, Fito, etc. Realmente me sería muy difícil decir cuáles de ellos me han llamado más la atención porque han sido muchos y en diferentes momentos de mi vida me ha servido cada uno de ellos para aprender cosas nuevas y para seguir fascinándome con la música.

¿Y de las más actuales? 

Iván: Mucho, Sr. Mostaza, Leiva, Rubén.

Manu: L.A., Mucho, Vetusta Morla, Leiva, Rubén, Amaral, por decirte algunos a los que le he seguido la pista en estos últimos años. 

Juan Luis: L.A., Sr. Mostaza, Mucho, Dinero, Leiva, Rubén, Vetusta Morla, Zodiacs. ¿Parece que he copiado a Manu y a Iván? Creo que pasamos mucho tiempo juntos, voy a decir también a Supersubmarina, Izal, Bigott y Rosvita. 

Ico: No sabría quién decirte, soy muy indeciso y son muchos los que actualmente están siendo el referente, no sólo para nosotros, sino para todos los que quieren dedicarse a esto. 

Como banda que lucha por hacerse un hueco en el mundillo musical nacional. ¿Cuál creéis que es el gran secreto para darse a conocer ante el mayor número de público posible? 

Ico: Tocar, tocar, tocar y tocar…y seguir tocando. Es decir, nuestra carta de presentación es el directo. No se hacen canciones para que se queden en el local de ensayo, se hacen canciones porque quieres que la gente escuche lo que haces y les guste. Está claro que hoy en día es necesario tener una discográfica detrás que te respalde, hacer muchísima promo, estar al día en las redes sociales, tener contactos, etc., para llegar a los máximos oídos posibles y todo es un granito de arena que va formando la montaña, pero el mejor elemento del que tiene que servirse cualquier banda para darse a conocer es currárselo mucho, moverse y tocar todo lo que se pueda. 

¿Creéis que es más complicado hacerlo para grupos que no vienen de ciudades con cierta tradición musical? (Madrid, Barcelona, Bilbao, Granada) 

Manu: Sí, porque partes de la base de que no hay una cultura de grupos y música en directo, por tanto, apenas hay garitos para tocar. Es un círculo vicioso: si no hay cultura musical y la gente no demanda actuaciones en directo, el dueño de un garito no hará actuaciones, con lo cual no hay espacios donde expresar tu música y acabas por dejarlo o por largarte a otra ciudad. Almería es una ciudad pequeña donde no ha habido tradición rock y apenas si había uno o dos garitos donde la gente podía ir a tocar o ver un buen bolo, sin esperar a los conciertos de la feria. Pero la verdad es que esto ha cambiado, ahora hay muchas bandas, conciertos, más garitos donde tocar, mucha gente con ganas de hacer cosas. Podríamos decir que se está viviendo una cierta “movida almeriense”.

El próximo viernes estaréis actuando en la madrileña sala La Boite. ¿Qué verán todos aquellos que se acerquen hasta allí para disfrutar de la grandeza y descaro de vuestra propuesta? 

Iván: A cuatro tipos que creen en lo que hacen, a la pasión por lo que sentimos por nuestras canciones y a la música, un aire fresco a esto del rock n roll actitud, descaro; y claro está, buenas canciones. 

Por: Javier González/javi@elgiradiscos.com