Una vida modificada

Sabía lo que era la Real Sociedad, el catolicismo y ser de León. Pero hasta que no llegó a la adolescencia, no supo lo que era ser mod. Alejandro Diez, más conocido como Cooper, fue uno de los estandartes de la corriente moderna en España gracias a su banda, Los Flechazos (1987 -1998). Compositor, cantante y guitarrista -y ahora también librero- alcanzó cotas muy altas de popularidad y reconocimiento que se fueron disipando gradualmente cuando decidió dejar el grupo. Sigue siendo leal a una forma de vida construida alrededor de un estilo musical porque prefiere el sentimiento de pertenencia a la rivalidad en singular. Durante la conversación se hace eco de las habladurías con un “dicen que llevo 30 años haciendo la misma canción”. Acto seguido, levanta las cejas de incredulidad y se ríe. Dice que prendió a moverse en el oficio a consecuencia de las luces y las sombras de sus ídolos. Quería cambiar el mundo y quería ser parte de algo. A día de hoy, aquellos sentimientos siguen intactos. Quizá, por eso, reivindica la resistencia sonora. 

The Prussians: “Mul Mul”

¡Viene pegando fuerte este joven quinteto! No llegan desde Prusia con amor, sino desde Mallorca y con calor. Lo mejor es que son unos pipiolos aún, a pesar de haberse pasado ya un lustro dando forma a este conseguido y esperado debut titulado Mul Mul. Y es que los sevillanos de Green Ufos siempre han tenido mucho ojo a la hora de descubrirnos nuevos valores de aquí. Sin ir más lejos nos presentan de una tacada este verano también el desnudo debut a lo Bon Iver de Roi Nu, nombre bajo el que se esconde Pablo Matías, quien fuera líder de los murcianos Maez. Además Tus Calores, tercer disco de los inclasificables Raisa, que lo mismo se acercan a la psicodelia progresiva que al rock alemán, el flamenco o el weird folk. Tienes más información en www.greenufos.es.

Judas Priest: “Redeemer of Souls”

¡Bienvenida a los redentores de las almas heavy más clásicas! 6 años habían transcurrido ya desde el irregular y por momentos aburrido Nostradamus. Quedaba claro que los de Birmingham no iban a poder hacer un disco como esos clásicos que son British Steel, Sad Wings Of Destiny o Stained Class. También era difícil que pudieran alcanzar las cotas de su último gran disco, el “Painkiller” del ya lejano 1990. Pero a pesar de no haber alcanzado estos hitos ya inigualables de nuevo para ellos, han hecho un disco con sabor añejo y clásico que gustará bastante a sus fans. Además el gran Rob Halford sigue en la formación y eso es otro indudable punto a favor. Al mismo tiempo es una pequeña pena pues está claro que ya no puede alcanzar los tonos agudos y esas subidas que protagonizaba antaño. Tiene que conformarse con tonos más bajos y graves que en algunos momentos van bien para remarcar el toque épico de algunos de los temas.

Ñaco Goñi: “30 Años…”

El veterano y prestigioso sello vasco Gaztelupeko Hotsak comenzó básicamente como un sello de blues. Poco a poco ha ido ampliando miras y tienen cabida otros estilos y otras bandas como por ejemplo los potentísimos Capsula. Eso no impide para que si te pasas por www.hotsak.com puedas comprobar que siguen publicando buenos y variados discos de blues a mansalva. Los más calentitos son el estupendo desenchufado de Blues & Decker, Unplug The Drill o el simpatico y acústico blues euskaldun del bajo Deba de Behi Bi Blues

También calentitos tenemos aún dos preciosos vinilos 10” firmados por Joseba B. Lenoir y por Moondogs Blues Party. Además tenemos el flamante directo como es el del power trío gallego de blues-rock, Dixie Town, Burned Alive y la magnífica colaboración entre Nico Wayne Toussaint & Michel Foizon.

Elbow: “Take off and Landing of Everything”

¡Vaya sorpresa y vaya pedazo de disco! Siempre me han gustado Elbow, pero, quizás, ya no esperaba un trabajo de esta altura y con tanta clase. Soy de los muchos que creen que este es su mejor trabajo hasta la fecha. Sigue siendo gran pop británico pero cuenta con bastantes de sus mejores canciones y unos grandes arreglos. 

Por supuesto que siguen liderados por la inconfundible voz de tenor de Guy Garvey y con este, llegan a un sexto disco de gran madurez en todos los sentidos. Tras dos décadas de trayectoria su vida es un continuo rosario de variaciones que les han dado para escribir emotivas historias (las letras vienen en el elegante libreto de 18 páginas que trae el digipack).

Cuando Bunbury conoció la realidad

Hay gente que se esconde detrás de un vestuario. Otros, detrás de una borrachera”. Con ideas tan claras como esta, Josu Lapresa –redactor jefe de Rolling Stone- se decidió a contar la historia de uno de los discos decisivos en la carrera del excantante de Héroes del Silencio. Con Pequeño, el disco que salvó a Bunbury (Lengua de Trapo, 2014) Lapresa ha reconstruído una etapa vital y profesional muy importante en la vida del músico maño. Importante, sobre todo, porque las sombras relucen con énfasis: la discográfica cierra el grifo del presupuesto, su público de HdS le ningunea –especialmente en Alemania-, siente una soledad constante y su hermano, Rafael, fallece en circunstancias violentas. Sin caer en el piropo fácil de quien forma parte de un séquito, el periodista pamplonés pone las cartas encima de la mesa para diseccionar la transición de un artista cuya cáscara se ha tachado de estrafalaria y caduca. 

Julien Elsie: “4. Stories from the Edge”

¡Es una enorme pena que un artistazo del calibre de Julien Elsie tenga que andar cabeza abajo (como en la portada del precioso nuevo vinilo en 10”) o directamente como pollo sin cabeza (como ha bautizado su ficticio sello discográfico) para sacar sus impecables discos! Pero al mismo tiempo es una alegría escuchar este nuevo trabajo. 4. Stories From The Edge (Headless Chicken Records) es lo que su título indica. Historias (grandes o pequeñas) desde el límite. Este hombre que comenzó en la década de los 90 con proyectos como The Animal Crackers o Big Black Mariah, lleva ya un buen montón de años como francotirador solitario. Sus últimos discos no tuvieron la acogida popular que se merecían (y se merecen pues su sonido e historias son atemporales), pero tanto Deux como Dig A Grave With Bare Hands (otro gran título, por cierto) recibieron críticas entusiastas. 

Biznaga: “Centro Dramático Nacional”

El punk ha muerto”. No seré yo quien intente llevar la contraria a tan magna sentencia, más sobre todo teniendo en cuenta que dada la propia esencia de dicho movimiento no parece que surgiera con una vocación de extenderse en el tiempo. Lo que sí resulta paradójico es que habitualmente quien más acepta con resignación dicha frase es el que menos se preocupa de manifestaciones actuales que surgen bajo su influjo. En ese sentido un grupo como Biznaga resulta muy atractivo a la hora de ejercitar algunos de sus postulados pero de una manera totalmente personal. 

Estos jóvenes madrileños acaban de publicar su primer disco largo, Centro Dramático Nacional, que viene a constituirse como la continuación de pasados trabajos en formato más reducido. En él late la urgencia guitarrera, una desesperación existencial y unas terribles ganas de incordiar. Máximas indispensables cuando nos movemos en estos terrenos. Pero, y ahí radica la peculiaridad y el gran interés de la banda, tiene otros ingredientes nada habituales, alguno que otro incluso chocante en estos ámbitos, que consiguen cohesionar con ejemplar rotundidad. 

Roy Orbison: “Mistery Girl- 25th Anniversary Deluxe Edition”

¡Todo el mundo amaba a Roy Orbison! Tenía un aura especial y lo trasladaba a su música. Triunfó a partir de los años 50 y se consagró en los 60 con gran predominio de emocionantes baladas de amor. Pero también hizo muy buenas canciones de auténtico y puro rock’n’roll. No en vano estuvo en Sun Records y también formó parte del Million Dollar Quartet junto a Johnny Cash, Chuck Berry y Jerry Lee Lewis, en sustitución del mismísimo Elvis Presley

Este Mystery Girl, que aparece ahora en una lujosa y merecida 25th Anniversary Deluxe Edition, es su magnífica obra póstuma pues se publicó pocos meses después de su fallecimiento por un infarto de corazón. Un corazón que ya estaba herido de muerte años atrás con las desgracias personales que tanto le marcaron. Poco antes a estos hechos había formado los magníficos The Travelling Wilburys junto a otros grandes como Bob Dylan, Tom Petty, George Harrison y Jeff Lynne. Muchos de ellos le respaldan también en este gran disco del adiós. Así el E.L.O. y Petty le ayudaron en la composición de ese espectacular single que fue y es aún You got it. Una canción de esas inolvidables que te alegran el día y que tienen auténtica magia en todos sus componentes.