Eladio y Los Seres Queridos

Necesitábamos hacer un disco así, natural, fluido y lleno de temas redondos” 

El tercer disco de los gallegos Eladio y los Seres Queridos lleva por título Orden Invisible; un trabajo de clara apariencia pop que mucho nos tememos marcará un antes y un después en el seno de una banda que ahora ha decidido poner toda la carne en el asador, para facturar un trabajo con sonido mucho más definido, enérgico y repleto de dinámicas que les ha llevado a grabar el disco más completo e interesante de una trayectoria que ya nos había encandilado mucho tiempo atrás. 

Thompson: “Family”

No son las relaciones familiares tarea fácil, todos lo sabemos. Incluso tampoco lo son para esos supuestos súper hombres/mujeres con los que a veces se bautiza a los iconos musicales. Richard y Linda Thompson, con la misma aparente facilidad con la que escribieron, cada uno por separado y en conjunto, momentos de una calidad desbordante en la historia del folk-rock, fueron protagonistas de una relación bastante tortuosa que trajo consigo el nacimiento de Teddy Thompson, a la sazón primer “heredero” de esa saga musical.

Precisamente es el vástago mayor quien se empeñó, y a la larga vertebra, en dar vida a este disco de clarividente título, Family, y firmado bajo el nombre genérico de Thompson, algo que deja bien a las claras su talante genealógico. Para ello, se puso en contacto con sus padres y a partir de ahí ideó que cada uno aportara presencia al disco componiendo sus propios temas. Pero no quedó ahí la exaltación familiar, porque a la fiesta también se unieron su hermana Kami, su marido James Walbourne (juntos forman The Rails), y su sobrino, Zak Hobbs.

Simple Minds: “Big Music”

Parafraseando una de sus mejores canciones de todos los tiempos, los escoceses Simple Minds siguen “vivitos y coleando” (Alive and kicking). El quinteto liderado por la siempre gran voz de Jim Kerr fue una de las bandas más grandes de los años 80, moviéndose entre el techno pop y la cool wave, pero siendo básicamente una banda de pop-rock con muchas buenas canciones y discos. 

En los 90 llegó su decadencia, pero cuando estaban más olvidados que nunca han resurgido esta pasada década con algunos discos de gran calidad. Ahora tras 5 años buscando nuevas ideas e inspiración parecen haberlas encontrado en este estupendo Big Music (Sony Music) de definitorio título. Han contado en la producción con los prestigiosos Andy Wright y Steve Osborne, pero es que también ha echado una mano el histórico Steve Hillage (Gong) que colaboró en discos míticos e inolvidables como mi favorito Sons And Fascination

Bryan Adams: “Reckless-30th Anniversary Deluxe Edition”

Tengo que reconocer que yo no soy ningún fanático del canadiense Bryan Adams. También que prefiero en general la obra de su “hijo pequeño”, el más rebelde Ryan Adams. Eso no quita para que considere que no se ha valorado su obra en su justa medida entre el público rockero. Los prejuicios por su gran éxito comercial y por su, a menudo, almíbar en exceso son más que palpables. Eso de que los árboles nos impiden ver el bosque. Así llegamos a un disco tan disfrutable como este Reckless – 30th Anniversary DeLuxe Edition (A&M / Universal) que te recomiendo encarecidamente si quieres conocer la obra de este buen músico.

Últimamente ha habido bastante movimiento en torno a su obra y parece que anda con ganas de dar guerra todavía. Así el año pasado llegó su libro-disco en directo The Bare Bones Tour (Universal) con las canciones más granadas de su extensa trayectoria. Hasta un total de 25 y casi 100 minutos de duración con su Tour del 2011 en el DVD y casi 80 con lo mejor seleccionado en el compacto añadido. Por cierto, muchas canciones de este, su repertorio reciente, están sacadas de este Reckless. El mes pasado además, nos trajo su nuevo disco. Tracks Of My Years (Polydor / Universal), compuesto básicamente por sus canciones preferidas de sus tiempos jóvenes. The Beatles, Bob Dylan, Ray Charles, Chuck Berry, la Creedence, Beach Boys, Eddie Cochran, Jimmy Cliff, Led Zeppelin, Kris Kristofferson o ese genial lento soul de Smokey Robinson que inspira el título del trabajo, están entre ellos. ¿No tiene mal gusto, no? Y también con buenas muestras de puro rock’n’roll.

Robyn Hitchcock: “The Man Upstairs”

Un año después de su logrado Love From London (2013) nos llega el vigésimo larga duración (Soft Boys al margen) de este prolífico e incansable músico que nuevamente tiene algo nuevo que ofrecernos. A día de hoy este artesano de la canción ya ha compuesto más de 500 canciones y parece que no quiere pararse aquí. Con los aromas pop ochenteros de sus días con los Egyptians, Robyn, en LFL nos cantó al optimismo y a la calidez humana de estos tiempos de caos, corrupción política y control de las grandes corporaciones. 

Ahora con The Man Upstairs vuelve a exhibir su enorme capacidad de explotar las emociones humanas, pero en este caso lo hace abandonando la vida pública para adentrarse en la vida privada. Pues en los diez cortes de lo nuevo profundiza sobre los sentimientos más cercanos, y lo hace desde un barroquismo e instrumentación delicada que da resultado a uno de los discos más bellos del ejercicio.