The Hanging Stars: "Over the Silvery Lake"

Por: Txema Mañeru 

¡Estamos ante un debut muy especial y hermoso de una gran banda que dará que hablar! En The Hanging Stars tenemos viejos conocidos de la escena londinense. De hecho están liderados por la voz, composiciones, guitarras, armónica y dulcimer del que fuera líder de los destacados The See See, Richard Olson. En torno a él un montón de destacados buenos músicos tocando infinidad de instrumentos. Los aires a los sonidos americanos de raíces y abundantes destellos psicodélicos se manifiestan en dos pedal steels, tres banjos, flautas, violín y hasta las desert guitars de Christof Certik. Con todos estos ingredientes es normal que se hable de country-rock cósmico y psicodelia de los 60 y los 70, pero su latido es además muy actual. También es normal que se citen bandas como The Byrds, en primer lugar, Beachwood Sparks, The Coral, Stone Roses, Blitzen Trapper, Lambchop, The Jeevas, The Tyde o The Weather Prophets y su líder, Peter Astor

Este increíble debut había venido precedido por varios singles, pero esas grandes canciones aparecen también en este completísimo debut. Así comienzan con el colorista y soleado "Floodbound" con claros aires californianos y guitarras muy The Byrds. El influjo del maestro Bob Dylan se deja notar en la campestre y lograda "I’m no good without you" y el folk desnudo suena estimulante en "For a while". Los sonidos más psicodélicos y las espirales de guitarras a lo Beachwood Sparks resuena en otro single como "Golden vanity", que fue lanzado a través de Great Pop Supplement y que toma la letra prestada de una balada folk de una vieja antología del gran archivista de estas músicas, Alan Lomax, a la que le añaden una novedosa melodía propia. Estas canciones las pudimos escuchar ya en su reciente gira de finales del pasado 2015 y ya hacían presagiar este estupendo trabajo y que estábamos ante una banda muy a tener en cuenta. 

El rock desértico a lo Giant Sand o Naked Prey resuena en los tonos graves y excelentes guitarras de "The house on the hill", otro de los excelentes temas que salió previamente en single. El tema "The Hanging Stars" es un instrumental que seguro servirá para abrir sus conciertos que suena crepuscular con destacado violín y pedal steel y recuerda a la banda sonora de “Easy Rider”. "Hang me high" es celestial y hermosa’ y "Crippled shining blues" tiene otra vez guapos aromas entre Beachwood Sparks, The Tyde y The Byrds y la brillante pedal steel de Horse

Para el final aún guardan una joya más. Se titula "Running waters wide" y vuelve a destacar la pedal steel, pero más aún la flauta de Luke Barlow y el magnífico piano del productor Rob Campanella que ha trabajado con The Brian Jonestown Massacre y The Quarter After, además de con Beachwood Sparks o The Tyde. Redondea así un magnífico debut de una banda que queremos regrese pronto a nuestros escenarios. No me extrañan afirmaciones como las de Time Out. “La mejor banda de country cósmico” o la de Clash. “Una fascinante pieza de psicodelia con la vieja esencia del soul”. ¡No olvides su nombre!

Dropkick: "Balance the Light"

Por: Alejandro Guimerà

Se confirma el enorme acierto que tuvieron los responsables de "nuestra" discográfica independiente Rock Indiana cuando reclutaron a la banda de Edimburgh Dropkick para incorporarla a su excelso catálogo. Sin apenas tiempo para recuperarse del glorioso compendio que editaron en 2014 "Good Vibes: The Dropkick Songbook Vol.1" - basado en regrabaciones de singles y EPs del periodo de 2001-2008, y con el que anticipaban un futurible Vol.2-, ahora vuelven a coproducir un nuevo y notable disco de estudio del grupo. 

Recuperado para ellos a Roy W. Taylor, la mayoría del que es el decimocuarto álbum (¡Si, 14 discos van ya!) de la banda ha sido grabado en directo, contando con la producción del hermano de aquel, Andrew Taylor, y enfundado en una colorida portada a cargo del artista plástico Alan Lennon. El flamante trabajo, compuesto por 10 cortes, conserva el habitual sonido polifónico de la formación no falto de las afinadas texturas vocales, dulzura a doquier y redondeadas melodías. 

Con los Teenage Fanclub revoloteando por allí, como buenos escoceses, como aquellos, a pesar de provenir de las islas su mirada se dirige hacia el rock americano clásico, especialmente a los Byrds y a los Big Star. Ello se nota especialmente en la lánguida y taciturna balada "I' m Over It", en la guitarrera "Slow Down", en el ejercicios delicado de intimidad que es "A Long Way To Go" o en los medios tiempos "Homeward" y " Think For Yourself", adornados por unos hammond de incalculable valor. Aunque también encontramos otras influencias, como el poso de los también escoceses Jesus & Mary Chain en la parte final de "Save Myself", los primeros R.E.M. en "Out Of Love Again" o a los Jayhawks más calmados en la preciosa "I Wish I Knew", en donde las guitarras están en estado de gracia. En "Wake Me In The Morning", además, tiran de experimentos alt-country a lo Wilco

De tono bastante calmado y sereno, "Balance The Light" navega entre guitarras bien puestas, sintetizadores, órganos de acompañamiento, cantos sentidos y estribillos clavados, para esta nueva lección magistral de pop resplandeciente que nos regalan los grandes y semi desconocidos Dropkick


Los sonido negros del blues tomarán Leganés del 20 al 22 de mayo


Cada vez queda menos para la II edición del festival internacional de Blues de Leganés "South Side" 2016 que se celebrará los días 20, 21 y 22 de Mayo, principalmente en el Teatro Egaleo, aunque también habrá diferentes conciertos en otros espacios como Hell Paso custom Bar, Derry Irish Tavern y La Eñe, ubicados también en la localidad.

A lo largo de esos días se verá desfilar a artistas tanto nacionales como Freedonia, Aurora and The Betrayers, Adrian Costa & The Criers,Blas Picon & Iker Piris; internacionales: John Primer Cesar Crespo, Laurence Jones, e incluso colaboraciones entra ambos: Tonky de la Peña & Paul Orta. 

El cartel completo con sus consiguientes horarios queda de la siguiente manera:  

Viernes 20 de Mayo

Teatro Egaleo 

19:00h Marcos Coll & Edu Bighands 

21:00h A Contra Blues 

22:15h Adrian Costa & The Criers 

23:30 Aurora & The Betrayers  

Sábado 21 de Mayo  

Teatro Egaleo

19:30h Johnny Big Stone & The Blues Workers 

20:45h Lawrence Jones

22:15 John Primer

23:45 Freedonia    

Hell Paso Custom Bar (C/Ordoñez, 9 Leganés)

Entrada gratuita, aforo lImitado.

Viernes 20 de Mayo:

01:45h Iker Piris & Blas Picon 

Sábado 21 de Mayo:

01:45h Tonky de la Peña & Paul Orta 

Domingo 22: 

19:00h Susan Santos (Solista)  

Derry Irish Tavern (Avd. Juan Carlos I, 35 Leganés)

Sábado 21 de Mayo: 

16:30h Bluedays  

La Eñe Leganés (Plaza de Fuente honda, 3 Leganés) 

Sábado 21 de Mayo: 

13:30h César Crespo (Dúo)

Entrevista: Los Nastys

“Somos gente muy visceral y es muy difícil que nos cambien la manera de pensar” 

Por: Sergio Iglesias

Los Nastys acaban de regresar de una gira que les ha llevado a tocar en Francia, México y Estados Unidos, donde han tenido la oportunidad de participar en el prestigioso festival SXSW en Austin. Pero la banda madrileña también es noticia por la edición de su disco largo debut, “Noche de fantasmas con Los Nastys”, producido por Paco Loco y en el que reflejan su complejo universo musical. Un disco potente, valiente, sucio y que no dejará a nadie indiferente. Para hablar de todo esto nos hemos puesto en contacto con Luis Basilio, voz y guitarra de la banda. 

Comencemos hablando de “Noche de fantasmas con Los Nastys”, que está recogiendo unas críticas estupendas... 

Luis Basilio: Eso parece, yo tampoco me preocupo mucho de eso pero, por lo que me cuentan mis amigos que lo mueven por Facebook y así, parece que la cosa va bien. Además hoy hemos sacado el nuevo video de “Baby” y todo está yendo sobre ruedas, estamos muy contentos. 

En lo que coinciden todas las críticas es en la evolución que se ha producido en la banda. ¿Eso se percibe también desde dentro? 

Luis Basilio: ¿Qué te voy a decir yo? Simplemente creo que, de tocar y tocar y tocar, acabas tocando mejor. Al principio tocábamos muy mal y ahora nos tiramos el rollo y tocamos un poco mejor (risas). Pero lo importante, más que tocar mejor o peor, es la canción. 

Me imagino que también habrá sido importancia la aportación de Paco Loco en la producción... 

Luis Basilio: Cuando quedamos con Paco Loco teníamos claro cómo grabar el disco pero él también tenía sus ideas y sabía de qué palo íbamos y se encargó de que todo sonara de puta madre, que no sonara a “rock and roll cliché”, y que tuviera esa ambientación como de estar jodido por la noche, como de noche fantasmal... Además también estaba la mujer que nos daba de desayunar, de comer y de cenar todos los días, así que estábamos de puta madre, bien alimentados y tocando bien... Espero que podamos repetir con él. 

Ya era hora de sacar un disco después de tantos EPs ¿no? 

Luis Basilio: El tema es que nosotros pensábamos en hacer muchas cosas y los EPs los hicimos por darnos a conocer. Pero ahora ya teníamos esa colección de canciones y decidimos hacer este disco para que la gente se desfogue al llegar a casa después del trabajo... y a ver si podemos grabar más cosas pronto porque ya estamos haciendo temas nuevos. El rollo de los EPs también viene porque los grupos que nos gustan que hemos visto en EE.UU. vemos que sacan mucho material y así se ve que estás trabajando constantemente para ofrecer cosas nuevas. 

¿Y cómo se ponen en contacto con vosotros la gente de Universal para grabar con su filial? 

Luis Basilio: Pues son cosas que pasan de repente, surgió de la nada, nos pasaron una llamada diciendo que estaban interesados y aquí estamos... 

También es importante haber conseguido grabar un disco con una multinacional sin perder vuestras señas de identidad y todo aquello que habíamos visto en los EPs. 

Luis Basilio:  Sí, así es. Nosotros somos gente muy visceral y es muy difícil que nos cambien la manera de pensar y mucho menos que toqueteen nuestras movidas. Quien trabaja con nosotros ya sabe que somos muy cabezones. Pero es lo que nos gusta y con lo que podemos comunicar. Es lo que vamos a seguir haciendo y, mientras la gente siga viniendo a los conciertos a emborracharse y a sentir que están haciendo algo bueno en su vida, no vamos a cambiar. 

Hay una cosa que nos gusta mucho a los periodistas que es poner etiquetas a los grupos. Pero con vosotros resulta imposible hacerlo por todos los palos que tocáis... 

Luis Basilio: Pues me alegro de que digas eso porque es lo que pensamos. Todos escuchamos un montón de música y una temporada te da por unas cosas, otra por otras... ya ni te cuento si estas enamorado (risas). Nuestras influencias vienen de muchas cosas, porque hemos escuchado mucho ska, cumbia, reggae, metal...de todo un poco; todo eso tiene cabida y no nos restringimos a ningún estilo, se trata de hacer música y ya está. 

¿Qué ha aportado a la banda la entrada de Luli? 

Luis Basilio: Desde que está Luli aquí somos mejores músicos e incluso mejores personas (risas), es extremadamente buena y allí donde vamos se monta su club de fans. Luli es nuestra estrella a seguir. 

¿Os veis como ejemplo para todos esos grupos que están en el local con ganas de darse a conocer? 

Luis Basilio: Echándome atrás en el tiempo me acuerdo de cuando nosotros queríamos salir, que íbamos a todos lados con nuestra maqueta y nos rechazaban en todas partes. En mi opinión, lo que hicimos nosotros es no perder la esperanza y con que hubiera gente viéndonos, por aquí por Madrid, pasándoselo bien nos valía porque al final con esto nadie gana pasta, lo que haces es amigos. El caso es tocar y no venirse abajo si la cosa sale mal. Yo lo que digo siempre es que todo va bien cuando entre todos nos ayudamos y hacemos promoción unos de otros. La fuerza del colectivo es muy importante. 

Hablando de colegas, ¿se siente orgullo de amigo cuando veis a Las Hinds triunfando por el mundo? 

Luis Basilio: Imagínate... venían a todos nuestros conciertos, Carlota nos grababa los videoclips...y van, cogen las guitarras y se sacan un disco de puta madre... Además a todos los sitios donde van siempre hablan de La Vía Láctea, Del Dos de Mayo, de que Madrid es la hostia... están haciendo de buenas embajadoras. En Japón han sacado ahora una edición especial de su disco y viene con una canción que es una versión de un tema nuestro que se llama “Holograma”. 

¿Y cómo os tomáis las críticas desde ciertos sectores ante el éxito que han cosechado en poco tiempo? 

Luis Basilio: Es lo que te contaba yo antes. A la gente que estamos haciendo cosas en Madrid, o en España, que somos todos gente joven, no nos beneficia entrar en esos conflictos. Mucha gente sigue anclada en el pasado, en los 80 y 90 y en la música extranjera y, si nadie promueve las cosas que se hacen aquí, mal nos va a ir... Es curioso que la gente fuera de tu país hable bien de ti y que en tu país a la gente le joda que triunfes. Si los Beatles hubieran sido nuestros ¿también les hubiéramos odiado?  
Habéis hecho una gira por Francia, México y Estados Unidos. ¿Qué tal ha sido la experiencia? 

Luis Basilio:  Esto surge de conocer gente que se mueve por nuestro ámbito y que tiene una pequeña promotora. Así pudimos montar una pequeña gira y todo fue mejor de lo que nos podíamos imaginar. En Francia estuvimos tocando en salas llenas, y conociendo gente muy maja de más grupos y de los sitios donde tocábamos. A nosotros no nos gusta salir fuera y meternos en el hotel, sino ir a los sitios y empaparse de su cultura. En EE.UU. hicimos algo similar, estuvimos en Dallas y luego en el SXSW, que ya fue la hostia estar allí con Las Hinds, Los Parrots, Lois, John GRVY...estábamos flipando. Luego ya en México y California fue como un sueño, da la sensación de que es más fácil que salgan cosas allí, hay más escena, la gente esta mas implicada, hay más conciertos... me dio un poco de envidia pero aquí estamos luchando por lo mismo. 

Aquí parece imposible montar algo similar, a pesar de la cantidad de grupos buenos que hay. ¿Cuál crees que es el problema? 

Luis Basilio: Por lo que hemos visto por ahí, cada cual en su país monta su escena. Los grupos, aparte de tocar, crean sus propias “mini promotoras” y traen los grupos que les molan. Aquí deberíamos hacer algo parecido, juntarnos la gente que hacemos música, fotografía, fanzines y montar algo así. Todos vemos ejemplos pero parece que aquí es mas difícil hacerlo. 

Acabáis la gira con los conciertos de Madrid y Barcelona. ¿Tenéis ganas de terminar o sois de esos a los que se les cae la casa encima si estáis mucho tiempo parados? 

Luis Basilio: Tocar, para nosotros, es lo mejor que hay ahora mismo. Ahora tocamos en Madrid y Barcelona pero luego seguiremos con más conciertos y festivales. Nuestra idea es estar tocando hasta septiembre y hacer otra pequeña gira en EE.UU., donde en Junio se edita un disco allí con una discográfica que se llama National records y habrá que presentarlo. 

En vuestras letras insistís en la necesidad de moverse y de vivir a tope en frases como “Yo quiero vivir y no morir sin ensuciarme” (“Baby”), “Quiero ser recordado y pasarlo bien”(“La lenta”) o “En la selva de cemento si te duermes estás muerto” (“Tigre adolescente”) ¿Por qué esa insistencia? 

Luis Basilio: En el día a día yo tengo la sensación de conocer gente que hace muchas cosas para buscarse la vida. No se puede estar parado y, hagas lo que hagas, tienes que estar a tope porque luego con 40 años ¿qué vamos a hacer? Hablamos del hecho de aprovechar todo lo que tenemos a mano y de probar y, si sale mal, pasar a otra cosa.

Loquillo: "Viento del este"

Por: Txema Mañeru

El Loco más que un ligero "Viento del Este" siempre ha sido un auténtico huracán. Nunca se ha cortado a la hora de opinar sobre los temas más candentes ni al cantar lo que le ha dado la gana, cuando le ha dado la gana y como le ha dado la gana. Así el año pasado asombró a propios y a extraños al regresar a sus raíces más rockabilly. Lo hizo con un fantástico "Código de Honor" (DRO / Warner) firmado como Loquillo & Nu Niles, uniéndose así a una de las bandas más potentes de dicha escena en toda nuestra historia musical. Consiguió con él llegar al Nº 1 en las listas de ventas, y de manera muy merecida ya que las críticas fueron unánimemente positivas. A las habituales guitarras de Igor Paskual y Josu García, se sumó la de uno de los mejores con dicho instrumento en este país, Mario Cobo, en sustitución del más veterano Jaime Stinus. Pues bien, Cobo sigue ahí y brilla especialmente con su flamante pedal steel guitar y con la poderosa guitarra barítono. Además se encarga de la producción junto a Josu, los que también colaboran, cómo no, en las composiciones. Allí se unen a clásicos en estas lides como Sabino Méndez, Gabriel Sopeña o el líder de Los Rebeldes, Carlos Segarra. Igualmente participan los habituales Igor Paskual, el escritor Carlos Zanón y hasta su amigo Leiva

Así que en su sello hablan de este "Viento Del Este" (DRO / Warner) como de su gran obra maestra en esta década, comparándolo con hitos de décadas pretéritas como "El Ritmo del Garage", "La Vida por Delante" o el genial "Balmoral", con el que nos asombró en el pasado decenio. El disco ha sido pensado para el formato vinilo, con su estructuración en dos caras y una docena de estupendas canciones. Canciones sobre las que han trabajado en los últimos tres años con la idea de hacer algo muy grande. Partieron de un total de 22 temas y las fueron sometiendo a una gran presión, también con la intención de abarcar a todos los Loquillos posibles. Es un disco maduro, valiente y ecléctico que merece la pena escuchar con mucho detenimiento. 

El origen del trabajo surgió un poco por casualidad y nació de una fotografía que Thomas Canet hizo a El Loco en su barrio natal de El Clot hace unos cuantos años. La presentación, una vez más, es excelente, tanto en el flamante vinilo como en el compacto de triple digipack en amplio formato y con magnífico libreto de 20 páginas, con todas las letras y montones de fotografías. Además de una cita marca de la casa muy a tener en cuenta: “No habrá paz ni justicia si no hay placer”. 

Peculiaridades hay muchas, por ejemplo la importante presencia en varios temas del piano de Jorge Rebenaque. También César Pop acaricia las teclas blancas y negras en el épico "En el final de los días" con su formidable estribillo y magníficas guitarras. El tema está compuesto junto a Leiva que aporta su voz y su guitarra. No menos sorprendente, pero ampliamente estimulante, es el homenaje a Los Negativos. Estos íconos del rock psicodélico todavía vivitos y coleando han permitido que participara también el propio Roberto Grima en su iniciático "Viaje al norte", con el que abren la cara B con amebas y paramecios y dedicada a Alfredo Calonge

Otra buena idea ha sido grabar, con el estilo de Loquillo, un clásico del rock europeo compuesto por Pierre Billon y Jacques Revaux que se titula aquí "Me olvidé de vivir", algo que precisamente El Loco nunca ha hecho. En ella además, y tras su tono Nilsson, es acompañado cálidamente por la Orquesta Sinfónica de Bratislava. Entre los acompañantes a los coros está su propio hijo, Cayo, en el tema "Viento del este". Un tema con aires fronterizos, magnífico acordeón y espléndida pedal steel de Mario Cobo. El primer single también tiene eso eco fronterizo al estilo de Willy DeVille y Los Lobos y se titula "Salud y Rock and roll". Es tremendamente pegadizo y brillan la trompeta y el acordeón. El rockabilly y los coros doo woop destacan en "A tono bravo", en la que contribuye Segarra en la composición. Y  se nota. "Rusty" es potente rock’n’roll con gran letra de Zanón e impetuosos vientos. Borda un nuevo himno épico, con estribillo contundente y letra muy Loquillo, en "El mundo que conocimos", con el que cierra la cara A. Las guitarras y el violín destacan en otro himno para corear como "Los dioses engañan", con la firma de Sopeña. Un Gabriel Sopeña que firma también la espléndida despedida con esa gran balada y magnífica historia que es "Acto de fe". El final es esperanzador y redentor y reza así: “Solo el amor nos salva y lo hace una y otra vez. Yo te pido que me creas haz un acto de fe”. ¡Magnífico colofón a uno de sus más completos discos de siempre, sí! 

También quiere seguir haciendo historia y soplando sus canciones en una nueva y espectacular gira de presentación que contará con un hito muy especial ya que el 24 de septiembre llenará la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid, haciendo así un guiño a sus coetáneos y representantes del rock castizo, Gabinete Caligari. Tienes que pasarte por www.loquillo.com porque habrá peleas para conseguir estas y las demás entradas de su inminente gira.

Entrevista: Sid Griffin (The Long Ryders)

"En los ochenta la radio y la televisión estaban obsesionados con el synth-pop y los tipos de aspecto afeminado"

Por: J.J. Caballero

Hacía demasiado tiempo que no teníamos noticias de The Long Ryders. La banda que sentaría las bases del nuevo country americano a principios de los ochenta y que reaparecería intermitentemente a principios del nuevo siglo está de vuelta con "Final Wild Songs", una celebración discográfica que revisa su impecable trayectoria en una panorámica ocupada por cuatro discos, directos incluidos, y una gira española que comienza estos días en Madrid y les mantendrá vivos (y coleando) ante nuestro público durante cinco fechas para recordar. Sid Griffin, uno de los puntales del grupo e inspirador de la mayoría de sus grandes momentos, charla con nosotros y asegura que lo que está por venir, tenga continuidad futura o no, será sin duda igual de bueno o mejor que lo que vino. 

Llevamos mucho tiempo sin noticias sobre The Long Ryders. Ya era hora, y además la noticia no podría ser mejor: una caja recopilatoria con cuatro CDs. ¿Qué podemos encontrar en ella? 

Sid Griffin: En realidad tocamos en cuatro conciertos en España en diciembre de 2014, así que en cierta modo hemos seguido estando por aquí. Al publicar una caja de cuatro CDs tienes que girar, sería de locos no hacerlo, tienes que promocionar un proyecto así. Contiene sobre un 95 % de nuestros álbumes y EPs y tiene demos, tomas alternativas y un par de sorpresas no oídas hasta ahora. Incluso hay una versión en directo de "Looking for Lewis & Clark" en el programa Whistle Test de la BBC. El cuarto CD es una estupenda emisión en directo de un concierto en Europa en marzo de 1985 que nadie había escuchado antes, que es un regalo genial para cualquier fan de Long Ryders o del rock & roll de guitarras. 

No es solo rock americano o country clásico, como muchos de vuestros seguidores dirían, sino mucho más que eso. 

Sid Griffin: Mucha gente hoy acredita a The Long Ryders como los impulsores de la “americana” o el alt-country o las escenas limítrofes con esas músicas. Obviamente, no fuimos los primeros en tocarlas pero sí los primeros de una entonces nueva generación de músicos. No había una escena oficial antes de nosotros en la llamada música “americana” ni tampoco ningún formato de radio dedicado al alt-country. Poco después de separarnos nacieron ambas. Definitivamente, ayudamos a que arrancaran. 

¿Eres consciente de la gran influencia en un gran número de bandas y solistas que han pasado horas y horas escuchando vuestras canciones a lo largo de su carrera? 

Sid Griffin: Lo soy. Jeff Tweedy y Jay Farrar estaban en una banda punk en la onda de Black Flag, en la zona de St. Louis, y tocamos en la tienda de discos donde ellos trabajaban. Después de ver a Long Ryders en directo dejaron el punk rock y se convirtieron en Uncle Tupelo. Chris Robinson, de The Black Crowes, era y es un gran fan, uno de los mejores. Lucinda Williams era otra grandísima seguidora de Long Ryders y fue nuestra telonera tal vez una docena de veces. The Jayhawks también lo fueron en aquellos días e hicieron bien en seguir juntos y continuar su carrera con gran éxito. Claro que me gustan todos ellos y estoy muy orgulloso de haberles servido de ayuda. 

No debe haber sido fácil el trasiego desde sellos independientes a multinacionales manteniendo vuestra propia identidad por encima de todo. ¿Alguna vez pensasteis en abandonar después de algún período turbulento? 

Sid Griffin: Lo hicimos, abandonamos tras un período bastante turbulento. Nos separamos en 1987 después de pasar por uno de ellos, pero tampoco había otro sitio donde ir. Todas las emisoras que ponían nuestra música seguían haciéndolo pero eso no significaba que tuviesen cobertura suficiente para convertirte en una estrella. En la radio comercial entonces pinchaban synth-pop, que es la peor música desde que el rock & roll empezó a convulsionar las ondas hertzianas hacia 1954. John Peel en el Reino Unido no ponía nuestras canciones. Como digo, no había otro sitio donde ir. 

¿Por qué crees que las emisoras de radio y programas de televisión os ningunearon durante esa década de los ochenta, probablemente la más sobresaliente que tuvisteis como grupo creativamente hablando? 

Sid Griffin: Porque estábamos demasiado en la onda para ellos. Los programas de radio y televisión de los años ochenta estaban obsesionados con el synth-pop y los tipos de aspecto afeminado. Te metes en YouTube y aquellos viejos programas están llenos de actuaciones en las que aparecen con ropa increíblemente colorida y estrafalaria, moviéndose como tu padre en una fiesta de jubilados de su empresa después de haber fumado marihuana por segunda vez. No había sitio para Long Ryders en esos programas y nos lo decían de vez en cuando. Fue un acto visionario que la BBC nos programara en un show nacional como el Whistle Test. En Estados Unidos no creo que actuásemos en ninguno a ese nivel, solo en algunos más pequeños, de carácter regional. 

Tom Stevens (bajista) y tú mismo tardasteis más de un año en recopilar y organizar todo este material. ¿Fue una dura labor? 

Sid Griffin: Perdón, nos llevó más de dos años recopilar, organizar, ordenar los créditos y conseguir los permisos legales para publicar esta caja. Creo que en total pasaron treinta meses desde la primera reunión hasta la fecha oficial de publicación. Trabajé en ello unas quince horas a la semana durante todo ese tiempo, así que sí, realmente fue muchísimo trabajo, pero mira el resultado. Ha quedado genial, el sonido ha sido remasterizado estupendamente y particularmente las canciones de "State of our union" nunca sonaron tan bien. Nunca. El trabajo gráfico de Phil Smee es brutal, el tipo es un genio, lo he dicho antes y lo volveré a decir, es un genio. El libreto es fantástico, los comentarios sobre las canciones dan bastante información y son divertidos, el poster es muy ilustrativo… Estoy muy contento con este box set.

¿Cuál era el objetivo de esta labor? Es decir, ¿es la recopilación una panorámica real de toda vuestra música o lo que intentasteis es destacar la importancia de algunas canciones y grabaciones? 

Sid Griffin: "Final wild songs" es una caja recopilatoria que pretende ilustrar la importancia de The Long Ryders, un eslabón en la cadena que conecta a Gram Parsons con los Clash. Fuimos, como el gran Johnny Black escribió, “la banda perfectamente adecuada en el momento perfectamente equivocado”. Otro escritor y cómico como Stewart Lee escribió: “The Long Ryders merecen estar en el panteón de las Grandes Bandas de Rock Perdidas junto con Big Star y los Flamin’ Groovies”. Estoy de acuerdo con ambas afirmaciones. 

¿Cómo decidisteis incluir los cortes en directo en la BBC y las sorprendentes remezclas de ‘State of our union’? 

Sid Griffin: La toma en directo de la BBC de ‘Looking for Lewis & Clark’ fue fácil de localizar pero complicada a la hora de conseguir los permisos. Pero es una actuación enérgica , así que me alegra que esté en el box set. Fue una actuación real para una televisión en directo, no para ser grabada, sino una actuación de verdad. De ‘State of our union’ solo hay dos remezclas y fueron hechas por Nick Stewart antes de que supiésemos nada de ellas, nadie nos dijo que él las estuviera haciendo. Permanecieron ahí sin publicarse durante años porque Nick fue despedido por Island Records sobre un mes después de que hiciera las remezclas, así que nadie las había escuchado hasta hace poco, pero como digo, ningún Long Ryder estuvo involucrado en ellas. 

La otra actuación en directo, la que ocupa todo el cuarto CD, es probablemente una de las mejores que os hemos escuchado nunca. ¿Estabais en vuestro mejor momento durante aquellos días en Holanda? 

Sid Griffin: Sí, estoy sorprendido de lo que bien que suena esa cuarto CD. No recuerdo haberlo oído ni una sola vez antes, pero nuestro bajista Tom Stevens habló de este show en particular durante años y años. Me dejó pasmado oír cómo tocábamos, de verdad que me hace sentir orgulloso escucharlo, éramos taaaaaaaaaaaaaaaan jóvenes y teníamos tanta hambre. Así es como sonaremos cuando el público nos escuche en directo en 2016 o 2017, porque ese es el punto de referencia para nosotros, el nivel que debemos alcanzar cada vez que nos subimos al escenario. 

Sabemos que David Fricke, el célebre escritor y periodista de Rolling Stone, es uno de vuestros mayores fans, y además ha escrito unos párrafos brillantes como introducción a este box set. Es una prueba de que el público, no solo el americano, cree que The Long Ryders sois una especie de cumbre de su cultura popular. 

Sid Griffin: Sí, David Fricke es un escritor muy famoso en Estados Unidos. No sabía que era tan conocido en Europa pero no me sorprende en absoluto. Es un enorme fan, siempre lo ha sido desde que nos vio en Nueva York en 1984 y siempre ha tenido grandes palabras para The Long Ryders. Ha ayudado a que nuestra bandera siga ondeando. 

¿Es este lanzamiento la única razón para teneros de nuevo juntos en gira? 

Sid Griffin: Sí, estamos girando para presentar el box set, probablemente no lo haríamos si no fuera por esta razón. The Long Ryders queremos ser como los Flamin’ Groovies, una banda que gira cada dieciocho meses o dos años, solo por el placer de hacerlo, haya o no un nuevo disco en el mercado. Es divertido tocar con The Long Ryders, y tocaríamos más de no ser porque nuestro batería, Greg Sowders, trabaja diariamente en una discográfica en Hollywood y no puede faltar al curro con demasiada frecuencia. Tom y yo el guitarrista Stephen McCarthy sí podemos… Solo somos músicos, no mucho más, aunque yo escriba un poco y aparezca en la BBC de vez en cuando. Pero si Greg pudiera escaparse más a menudo tocaríamos más. 

Vuestra última resurrección se produjo en 2009 pero cinco años después aparecisteis de nuevo en una gira breve por Europa. ¿Qué sensación os quedó tras aquellos conciertos? 

Sid Griffin: Nuestra última resurrección tuvo lugar en 2014 cuando hicimos cuatro conciertos en España en diciembre. En enero de ese año dimos nuestro primer bolo en Los Angeles después de veintisiete años, tocamos seis canciones en el Troubadour. Fue divertido pero mucha distancia para solo seis canciones. No obstante se trataba de un concierto benéfico y éramos cabeza de cartel así que no debería quejarme. 

Bienvenidos a España de nuevo, un país en el que siempre habrá alguien deseando veros y escucharos. Serán cinco fechas para demostrar lo que aún sois capaces de hacer. 

Sid Griffin: Sí, The Long Ryders le tienen muchas ganas a España, como siempre.


The Oldians: "Out of the Blue"

Por: Txema Mañeru 

¡Me lo han puesto a huevo el fantástico septeto catalán de jazz jamaicano The Oldians! ¡Efectivamente, no hay quinto malo! Esta vez ha sido bueno, cojonudamente bueno! Por si su calidad musical no fuera suficiente, la presentación es impecable. La edición de Liquidator Music es en doble vinilo con las 16 canciones en su habitual y experta línea. El artwork corre a cargo del experto y siempre vistoso Txarly Brown, un fijo en Liquidator que lo vuelve a bordar. No obstante avisarte que también hay dos ediciones diferentes en compacto y también muy llamativas. De una se encarga el sello japonés P-Vine Records porque allí cuentan con un importante número de seguidores. En Europa los que se apuntan el tanto son los polacos de Jimmy Jazz Records

Al frente del cotarro sigue el habilidoso guitarrista "Sir J" que vuelve a ejercer de productor. Además en esta ocasión han vuelto a contar con importantes colaboraciones de otros músicos. La más molona es el hammond de Daniel Lámperez. "El Niño" se sale también con el saxo tenor en la festiva "Song for Rico" que ya sabes a quién está dedicada. También "Mr Freak" aporta una buena voz en "I am what I am". y Ricard Vinyets (saxo) y Pol Omedes (trompeta) en la sección de metales, se suman para la ocasión las colaboraciones especiales de Daniel Lampérez y Alejo Peloche al hammond y trombón respectivamente, además de David ‘El Niño’ Carrasco (saxo tenor en ‘Song For Rico’) y Jaume ‘Mr Freak’ Cuadrada (intro vox en “I Am What I Am”). 

Comienzan a ritmo de ska con el optimismo de "Living upside down" para luego entregarnos el primer y estupendo instrumental de cálidos aromas jazz y magistral saxo. Luego llega el single y videoclip "Same old song", más centrado aún en el jazz y con destacado contrabajo. La cara B se abre con la preciosa calma y los matices del tema titular en los que brilla mucho la fina guitarra del líder y principal compositor, Sir J. La voz de Saphie Wells es pura ternura en "Love me before I leave" y también es clave en la mitad de los temas del nuevo disco, ya que la otra mitad aproximadamente son instrumentales. El hammond del colaborador Daniel Lamperez hace de las suyas en "Groovin lazy" y el saxo tenor de Vinyets hace lo propio en el ritmo ska de "Try and fly". 

La cara C tiene un arranque magistral con "A man and a woman", la única y exquisita versión del trabajo y que suena entre Stan Getz y Astrud Gilberto. El piano de Eduard Fernández protagoniza el reggae "Behind you" junto a la voz de Saphie. La última cara se abre con el puro jazz de "Hazepiration" y tenemos más ska-jazz brasileño con la colaboración vocal de Mr. Freak en "I am what I am". Por fin, "Your smile", es una deliciosa despedida con sinuoso reggae y esa preciosa voz que nunca quisieras que dejar de cantar. ¡Completísimo en su estilo y preciosista!


Joana Serrat: "Cross the Verge"

Por: Blanca Solà 

En muchas ocasiones, tu camino deja de ser tu camino para encaminarte a nuevos atardeceres, más oscuros, más transitorios, por circunstancias inesperadas que te suceden en la vida. Así podríamos resumir el tercer disco de la catalana Joana Serrat; "Cross the Verge". Un disco que crece en sutileza, en melancolía, en perfección. Esta vez, lo edita con el sello londinense Loose Music para el resto de Europa y sigue con el Segell del Primavera en nuestras tierras. Su country-folk se extiende por todo el mundo, donde cada vez tiene más prestigio y es más reconocido por su dulce y ensoñadora voz. La grabación del álbum tuvo lugar en el estudio del productor Howard Bilerman en Canadá. Aires canadienses folklóricos para conseguir las melodías más auténticas de este estilo musical. 

Hay un cambio sustancial entre el segundo disco ("Dear Great Canyon", 2014) y éste, todo causado por pérdidas cercanas que le sirvieron de inspiración para crear delicadezas melódicas plenamente oscuras. Reverbs y notas evaporadas se cruzan para conseguir este sonido country-folk que tanto deseábamos. Jugando con las voces de Joana y Neil Halstead (miembro de Mojave 3) encontramos canciones como "Cloudy heart" que nos seduce por encajar con excelencia tonos totalmente opuestos. Graves que te acercan a la relajación.

"Lonely heart reverb" y "Flags" nos dirigen a un universo de sueños, fantasmagórico, pausado e inspirado por la naturalidad y la incertidumbre. "Lover", en palabras de Joana Serrat, refleja el miedo a no querer perder. Pero "Cross the Verge", con un ritmo tranquilo y con el country como alma es la que mejor transmite la belleza de todo el álbum. Una increíble composición de sonidos marcados por sombras y luces. Esperaremos, con ansias, todos sus directos para empaparnos de la tenebrosidad del disco si consiguen expresar las mismas sensaciones. Pero sin duda, Joana Serrat nos regala un disco ideal para escuchar en solitario mientras el sol no deja de soñar.